Dr. Víctor H. Loo A.

16/12/10

Metilfenidato


El metilfenidato (MPH) se ha recetado desde finales de 1950 y se ha convertido en el medicamento estimulante más común usado para tratar el Trastorno por Déficit de Atención con Hiperactividad (TDAH).

El efecto ha sido beneficioso sobre todo para los problemas de concentración, y el metilfenidato es uno de los medicamentos más utilizados en la consulta de Psiquiatría Infantil y de la Adolescencia.



En muchos pacientes (10% al 13%) con TDAH no pueden tomar medicación o prefieren no hacerlo. La terapia familiar, sin medicación, puede ayudar a desarrollar una eficaz estructura familiar, ayuda al manejo del comportamiento de los niños, de la disciplina y puede apoyar a las familias para sobrellevar la angustia por la presencia del trastorno y de los frecuentes citatorios por los profesores.

El medicamento es efectivo para tratar los síntomas del TDAH pero antes, el médico especialista en psiquiatría infantil y de la adolescencia habrá de hacer una evaluación y monitorear el efecto. Los medicamentos recomendados por la Guía de Práctica Clínica en el TDAH son: el metilfenidato, la atomoxetina y la dexamfetamina.

En prescolares no se recomienda el uso de medicamentos, pero en edad escolar, adolescentes y adultos, los estimulantes como el metilfenidato, son medicamentos de primera línea cuando se padece TDAH.

Los efectos farmacológicos del metilfenidato se basan en la unión selectiva del transportador de dopamina presináptica en el sistema nervioso central (particularmente el prefrontal y las áreas del estriado) que se traducen en un aumento de dopamina extracelular en el sistema nervioso central.


En otras palabras, una substancia sale de una célula (dopamina), pero no llega a la siguiente, se regresa de donde salió, y el metilfenidato le ayuda a entrar a la célula a la cuál tiene que llegar (transporta a la dopamina), y así mantener la atención y concentración en las actividades mientras se tiene el efecto del medicamento.

En la consulta de psiquiatría infantil cuando se requiere y se receta el metilfenidato, para su compra se pueden encontrar diferentes preparados del metilfenidato en las farmacias, tanto de acción corta como de, acción controlada (prolongada). 

El doctor de manera conjunta con el paciente y sus tutores tendrán la mejor elección dependiendo, del requerimiento para un mejor funcionamiento (generalmente escolar-hogar), comodidad horaria para la toma del medicamento y también, el costo.

El metilfenidato de acción corta se ha comercializado en México con las marcas de Ritalin y Tradea,  cuya acción después de la ingestión oral, se observa en 30 a 45 minutos y desaparece en 3 a 5 horas. 

Esta formulación de acción corta requiere de una a tres dosis al día según lo requerido por el niño o adolescente para mejorar la atención, concentración y conducta del menor con TDAH

Se recomienda no exceder de una dosis única de 20 mg, o de una dosis diaria de 60 a 80 mg, mientras que el paciente se encuentra en valoración  del régimen de dosificación más adecuado en psiquiatría infantil y de la adolescencia.

Metilfenidato de acción controlada (prolongada), se puede encontrar en México con los nombres de Ritalin L.A., Concerta y últimamente, Metadate.

Cuando se receta metilfenidato u otro estimulante ¿cuáles son las razones de que no se tenga buen efecto?
  1. No es el TDAH el diagnóstico.
  2. Se encuentran presentes otros trastornos y se reducen los beneficios.
  3. No se utiliza la dosis adecuada (es demasiado alta o baja)
  4. La negativa de los niños, adolescentes, padres y/o maestros a la toma del medicamento. 
  5. TDAH tipo no responde a los medicamentos estimulantes.
  6. Los efectos secundarios de MPH y / o anfetaminas no son bien toleradas por el paciente.
  7. Si no se comienza con una dosis baja y se valora poco a poco
  8. El uso de la medicación no mejora la disfunción atencional en el paciente en particular.
Efectos secundarios del metilfenidato:
  • Dolor abdominal, 
  • Anorexia
  • Mareos
  • Dolor de cabeza
  • Insomnio
  • Nerviosismo
  • Insomnio (retraso en el inicio del sueño)
  • Aislamiento social
  • La pérdida de peso (debido a la disminución del apetito)
  • Apariencia de ser "aturdidos o drogados", perseverancia y retirada
  • Aspecto de psicosis o manifestaciones psicóticas
  • Cambio en la personalidad.
  • El estreñimiento.
  • Sequedad en la boca.
  • El aumento de la hiperactividad.
  • Aumento de la presión arterial, el pulso y las palpitaciones.
  • Cambios de humor (irritabilidad).
  • Náuseas.
  • Fenómeno de rebote.
  • La erupción cutánea (raro).
  • Tolerancia.
  • "Desenmascaramiento" del síndrome de Tourette.
Las contraindicaciones para el uso de metilfenidato son:
  • Prescribir junto con IMAO (inhibidores de la monoamino oxidasa)
  • Glaucoma
  • Hipertiroidismo
  • Hipersensibilidad al medicamento.
  • Manifiesta la enfermedad cardiovascular
  • Psicosis
  • Trastornos de abuso de sustancias
  • Hipertensión no controlada.
En la especialidad de Psiquiatría Infantil y de la Adolescencia, cuando en algún paciente se encuentran además de los síntomas de TDAH, también síntomas de trastornos de Tics, entonces se puede optar por otra opción, como la Atomoxetina (Strattera), ó Imipramina (Tofranil).

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Deja tu comentario.